Día Mundial de la Infancia

Comparte

El Día Mundial de la Infancia fue instituido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1956, consagrado a la fraternidad y a la comprensión entre los niños y las niñas del mundo entero. Para ese día, la ONU acordó que cada país debería promover actividades que involucrasen de manera directa a los más pequeños de cada casa.

El objetivo del Día Mundial de la Infancia es recordar a la ciudadanía que los niños son el colectivo más vulnerable y por tanto que más sufre las crisis y los problemas del mundo. Este Día Mundial recuerda que todos los niños tienen derecho a la salud, la educación y la protección, independientemente del lugar del mundo en el que haya nacido.

Dedicar un Día Mundial a la Infancia también sirve para hacer un llamado sobre las necesidades de los más pequeños y para reconocer la labor de las personas que cada día trabajan para que los niños y niñas tengan un futuro mejor.

Principales derechos

Los derechos de la infancia se basan en cuatro principios fundamentales:

La no discriminación

Todos los niños tienen los mismos derechos. Esto significa: todos los niños y todas las niñas, en todo caso, en todo momento y sin excepciones. No importa su raza, su religión, su procedencia o las ideas de sus padres. Ningún niño debe recibir un trato injusto bajo ningún concepto.

El interés superior del niño

Cualquier decisión, ley, o política que pueda afectar a la infancia tiene que tener en cuenta qué es lo mejor para los niños y niñas. Cuando los adultos tomen decisiones tienen que pensar en cómo pueden afectar a los niños.

El derecho a la vida, la supervivencia y el desarrollo

Todos los niños y niñas tienen derecho a vivir, a desarrollarse y a alcanzar su máximo potencial en la vida. Esto incluye tener derecho a cosas como una alimentación y alojamientos adecuados, al agua potable, a la educación, a la atención sanitaria, al juego y el descanso, a actividades culturales y a información sobre sus derechos.

La participación

Los menores de edad tienen derecho a ser consultados sobre las situaciones que les afecten y a que sus opiniones sean tomadas en cuenta. Esto no significa que los niños puedan mandar sobre sus padres ni decirles qué tienen que hacer. La participación debe ir aumentando conforme a la edad y es importante para que los niños y jóvenes alcancen la madurez.

Por desgracia, se siguen violando todos los días los derechos de millones de niños y niñas en todos los países del mundo. Son muchos los retos que quedan hoy en día y que se reflejan en las siguientes cifras que brinda Unicef:

  • 1 de cada 4 niños y niñas vive en condiciones de extrema pobreza, en familias con ingresos menores a 1 dólar diario.

 

  • 1 de cada 12 niños y niñas muere antes de cumplir los 5 años.

 

  • Más de 120 millones de niñas y niños en edad escolar no asisten a la escuela, en su mayoría niñas.

 

  • Cada minuto, un/a niño/a muere por una enfermedad vinculada al SIDA. Actualmente hay 15 millones de niños y niñas que han perdido a sus progenitores a causa del SIDA.

 

  • 3000.000 niños y niñas están sirviendo a gobiernos o fuerzas rebeldes como soldados.

 

  • Más de 1,8 millones de niños y, sobre todo, niñas están sometidos a la explotación sexual.

 

Fuente:

goo.gl/wUz5UD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *