Ella combatió todo. Conoce su historia

Ella combatió todo. Así es como la Súper Mamá Carmen, combatió las escaldaduras e irritaciones en la piel de la colita de su bebé.

Hola Mamás, hoy quiero compartir con ustedes mi historia con los mágicos productos Pompiglos. Todo comenzó porque mi bebé sufría intolerancia a las proteínas de la leche, y su colita se irritaba muchísimo.

Desde hace mucho tiempo atrás, yo había probado todas las cremas, pomadas y remedios que existen en el mercado, pero ninguno de estos productos funcionó en la delicada piel de mi bebé. Recuerdo que en el afán de curar a mi bebé, llegué al punto de lavar su colita de mi pequeña con manzanilla después de cada cambio de pañal; pero aún así no veía mejoría y mi bebé en cada cambio de pañal sufría bastante y yo sufría peor al verlo llorar.

La solución llegó un día en mi trabajo. Una colega me recomendó utilizar los productos Pompiglos, inmediatamente busqué en la farmacia más cercana a mi domicilio, adquirí los productos y llegué a casa para probar cómo me funcionaba.

El cambio fue evidente y muy notorio, desde la primera aplicación de la pomada para escaldaduras Pompiglos la colita de mi bebé mejoró, después de presenciar ese milagro decidí utilizar los Pañitos húmedos Premium de la misma línea, y quedé aún más asombrada ya que son increíblemente buenos.

Desde ese momento hasta el día de hoy, Pompiglos es mi fiel compañero para el cuidado de la piel de mi bebé. Los productos son realmente buenos, me devolvieron la tranquilidad que tanto buscaba y a mi bebé la mantiene contenta y lo mejor de todo: con la colita sanita, fresquita, humectada y libre de irritaciones o escaldaduras.

Súper Mamá Carmen – Santa Cruz de la Sierra, Bolivia

 

 

 


Una historia diferente, ella es Super Mamá Patricia

Una historia diferente pero llena de amor y prevención con el cuidado de la piel de la colita de los bebés. Léela con atención.

Hola a todas las Mamás, quiero contarles mi historia con los productos Pompiglos estoy segura que no sólo les encantará sino que también buscarán los productos para comprobar la efectividad.

Yo soy Mamá primeriza, mi bebita tiene 10 meses ella nunca se enfermó de nada y eso me dificultaba para reconocer si le dolía algo o sentía molestias debido a algo en especial. Todo empezó cuando mi pequeña tenía 4 meses, una mañana lloraba sin consuelo y nadie lograba calmarla con nada ni con nadie. En ese momento yo me encontraba en la casa de mi Mamá, todas las personas que viven ahí cargaban con ella, la consolaban, pero no lográbamos terminar con ese llanto.

Mi Mamá me sugirió que yo le cambie el pañal para probar si era eso, ya que algunos niños cuando se sienten incómodos lloran sin consuelo. Grata fue nuestra sorpresa, ya que al momento de limpiarla comencé a notar algo extraño en su colita. Estaba demasiado rojita, yo me asusté al principio, pero después llegamos a la conclusión de que mi bebita tenía escaldaduras e irritaciones en la piel de su colita. En ese momento, mi hermana traía en su bolso la Pomada para escaldaduras Pompiglos, con sólo una gotita fue suficiente para calmar inmediatamente el llanto y la piel de la colita mejoró notablemente.

Desde ese día comenzó un amor incondicional por los productos Pompiglos: los pañitos premium, los pañitos clásicos y por supuesto la pomada contra las escaldaduras e irritaciones, que mejoró considerablemente la delicada piel de la colita de mi pequeña.

Super Mamá Patricia – Tarija, Bolivia

 

Si te gusta leer las historias de las Super Mamás y te gustaría que tu historia sea vista por todo nuestro Club De Madres. ¡Aún tienes tiempo! envíanos tu historia por mensaje privado a nuestra fan page: https://bit.ly/32GBfi7 y con gusto la publicaremos.

 


Ella es la Super Mamá Mirian

Ella es una super Mamá porque siempre consiguió darle lo mejor a su bebé, inclusive librarlo de las escaldaduras e irritaciones.

¡Hola Mamás Pompiglos!

Quiero compartir con todas ustedes mi historia: Tengo una bebita de 10 meses a la que limpio y humecto su colita con las toallitas húmedas clásicas Pompiglos. Yo no conocía de los productos Pompiglos, especialmente de la pomada para escaldaduras Pompiglos hasta que pase por lo peor; hace unos meses atrás mi bebita empezó a comer alimentos sólidos y tomaba abundante leche, un día se puso mal no lograba ir al baño y la piel de su colita se puso muy rojita.

Ese día fue el peor día de mi vida, yo no sabía qué hacer, preparé agua de manzanilla porque ella lloraba mucho al momento que iba al baño. Al día siguiente, no aguanté más y me dirigí hacia la farmacia más cercana de mi domicilio, me dieron muchas opciones para tratar su piel de su colita. Como yo consumía los pañitos Pompiglos opté por la pomada para escaldaduras de la misma marca.

Al momento que le apliqué la pomada Pompiglos, el alivio en la colita de mi bebé fue instantáneo, ya que ella dejó de llorar y su piel fue mejorando con el paso de los días.

Desde esa vez hasta el momento mi fiel aliado es Pompiglos, tanto pañitos como pomada, en cada cambio de pañal limpio su colita con las toallitas y aplico la pomada Pompiglos para regenerar, limpiar y humectar la piel de su colita.

 

Súper Mamá Mirian – La Paz, Bolivia

 


La super historia de Roxana, una Mamá precavida

Amarás esta super historia, de una mamá que siempre utilizó los productos Pompiglos para mantener la piel de su bebé libre de irritaciones.

Hola Mamás, ¡cómo están! Soy Roxana y está es mi historia con Pompiglos. Desde que mi bebé se encontraba en mi vientre tenía la duda sobre la marca de pañitos húmedos que usaría para proteger a mi hija. Investigué, pregunté y leí sobre cuál sería la mejor marca para la colita de mi bebé.

Por consejos de mi mamá y de mis amigas que ya son Mamás, encontré Pompiglos. Ahora mi pequeña cumplirá 2 años y continúa utilizando los mismos pañitos de siempre. Con Pompiglos siento seguridad, protección y confianza. Yo puedo decir que es un excelente producto, realmente fue y es de mucha ayuda para continuar constantemente la colita de mi pequeña.

En mi casa nunca falta, personalmente pienso que es un precio accesible y estaré agradecida eternamente con Pompiglos por hacer que nuestros pequeños crezcan sanos y protegidos de las escaldaduras o irritaciones en la delicada piel de su colita.

Super Mamá Roxana – Sucre, Bolivia

 


Descubre la historia de la Súper Mamá Alejandra

Desde hace 1 año y 9 meses que soy Mamá, cuando nació mi pequeño no tenía ni idea de que marca de toallitas debería usar. Probé de todo, pero mi bebé siempre terminaba con la piel irritada.


El ver a mi bebé con la piel de su colita mal, me hacía sentir triste. Un día recordé las publicidades en Facebook e Instagram de la cremita para escaldaduras Pompiglos, fui a adquirirla, la utilicé y no saben la mejoría que tuvo la piel de mi bebé.


Se terminaron las noches de incomodidad y llantos. Tiempo después para suerte mía, descubrí las toallitas Pompiglos y fue un santo remedio para mi bebé.


Este es nuestro primer año utilizando la crema para escaldaduras y las toallitas Pompiglos y mi bebé es la criatura más feliz y libre de irritaciones o escaldaduras en la piel de su colita.
¡Gracias por tan excelente producto! Ahora rindo al 100 en mi vida profesional, laboral y el que más amo mi vida maternal ❤.

 

Súper Mamá Alejandra – La Paz, Bolivia


¡La solución para combatir la dermatitis del pañal, está aquí!

Esta es la solución para que tu bebé esté libre de escaldaduras e irritaciones en la piel de la colita, debido a la dermatitis producida por el pañal.

La dermatitis del pañal es la irritación de la piel que aparece en la zona del pompis del bebé que comúnmente se da en bebés entre los 4 a 15 meses y es posible que aparezca más seguido cuando los bebés ya comen alimentos sólidos.

Las posibles causas de la dermatitis del pañal son:

  • Ácidos en las heces (observados con más frecuencia cuando el niño tiene diarrea)
  • Amoníaco (un químico producido cuando las bacterias descomponen la orina)
  • Pañales que están demasiado ajustados o frotan la piel
  • Reacciones a jabones y otros productos utilizados

También la dermatitis de pañal se puede dar por el hongo llamado Cándida, este hongo se prolifera mejor en lugares calientes y húmedos por lo que se puede dar en la zona del pañal. Los bebés que presentan dermatitis del pañal por cándida son los que no se mantienen limpios y secos, aquellos que están recibiendo antibióticos o que las mamás están tomando antibióticos mientras amamantan.

Si es una irritación grave que presenta granitos de pus, ampollas o secreción amarillenta, lo mejor es llevar al bebé al pediatra para que se pueda tratar la infección de acuerdo a las causas que la hayan originado.

En caso de que sea una infección leve y no presente las características antes mencionadas, lo ideal es:

  • Lavar el pompis del bebé en cada cambio de pañal
  • Secarlo con los Pañitos Premium Pompiglos, que son los únicos medicados contra las escaldaduras o irritaciones ya que contiene: BISABOLOL (calmante y antiinflamatorio, que actúa como antimicrobiano evitando las infecciones), LANOLINA (humedece, suaviza y actúa como barrera protectora de la piel) y ALOE VERA (hidrata, cicatriza y regenera las células de la delicada piel del bebé)

  • Aplicar Crema para Escaldaduras Pompiglos sobre la zona afectada que cicatriza, regenera y protege la piel dañada por la humedad del pañal
  • Dejar actuar la crema en la piel durante cinco minutos
  • Colocar un pañal que sea de talla mayor a la que el bebé suele usar, esto para permitir mayor circulación del aire sobre la zona irritada.

En muchos casos los bebés son alérgicos al pañal que utilizan por lo que es recomendable hacer la prueba de cambio a otro pañal para comprobar o descartar que la irritación sea causada por el material del que está hecho el pañal, también es recomendable dejar al bebé por las noches sin pañal desechable, dejando su pompis al aire libre, y tranquila si tu preocupación es manchar las sábanas, puedes colocar un plástico permeable debajo de las mismas para evitar la penetración de líquidos, lo importante es darle la frescura que la piel irritada necesita.

 


4 trucos para que tus hijos aprendan a cepillarse los dientes

Con los siguientes trucos, tus pequeños aprenderán de higiene bucal desde sus primeros años de vida. Toma nota.

Poder insertar buenos hábitos de higiene bucal para los niños es un trabajo que las madres realizan durante los primeros años de vida del pequeñ@. Las caries es la enfermedad crónica que afecta a casi todos en alguna etapa de la vida.

Un informe de la OMS alerta que entre el 60% y 90% de los niños en etapa escolar sufre de caries y que dentro de los factores de padecimiento se encuentran la mala alimentación y la falta de higiene bucodental. Por lo que se hace necesario inculcar el hábito del lavado de dientes en los niños, para que ellos puedan tener un buen desarrollo en su etapa de infantes y para prevenir las caries futuras.

Como mamás puede que tengamos muchas actividades en el día y no dediquemos un tiempo especial a enseñar a nuestros pequeños a lavarse los dientes, además de que quizás signifique también una pelea entre ambos ya que para el pequeño es un hábito desconocido y al principio quiera negarse a hacerlo, pero no te preocupes aquí te compartimos estos trucos para que ellos aprendan a cepillarse los dientes.

  1. Elegir cepillo y pasta dental

Poder hacer esta elección con él/ella en el supermercado hace que el niñ@ se emocione de poder tener su cepillo y pasta dental personalizado, ahora vienen con la imagen de los dibujos animados por lo que atraer su interés por ese lado es favorable para ti.

  1. Un juego para la práctica

Ahora que él/ella tiene sus materiales para su higiene dental, puedes empezar a mostrarle con tu cepillo como debe hacerlo, por lo que ambos se pueden divertir dedicando el tiempo para enseñarle lo importante que es lavar los dientes, puedes para ello inventar un cuento y hacerle entender que las caries son unos diminutos bichos que se quieren apoderar de sus dientes y sí lo logran harán que toda su boca se vea negra y tenga un mal olor, para evitar eso, el niñ@ debe cepillar todos los días sus dientes.

  1. Enseñar con el ejemplo

Una vez el niñ@ ha visto como se debe lavar los dientes, lo ideal es que podamos hacer esto con ell@s, para que vean que mamá y papá no permiten que los bichos se apoderen de su boca. Hacer de este hábito una actividad ejemplar hace que ellos quieran repetirla, ya que los seres humanos según estudios psicológicos actuamos y aprendemos por imitación.

Mostrarles que se deben cepillar de arriba abajo, en forma circular y de manera suave sin dañar los dientes también es importante, para evitar el sangrado de las encías y el susto de ell@s.

  1. Cambiar para mejorar el lavado

Es importante también enseñarles a los niños que una vez se cumplen los 3 meses de uso del cepillo dental, estos deben cambiarse por otros. Puede que esto sea molesto para ellos porque ya están acostumbrados, pero hacerles entender con otro cuento ayuda a que ellos entiendan y se decidan por aceptar el nuevo. Es recomendable el cambio de cepillos para evitar las bacterias que pueden alojarse en el cepillo debido a la humedad y calor del ambiente, lo que también podría provocar las caries.

 


Los mejores ejercicios post parto

Aquí te presentamos los mejores ejercicios para que recuperes tu figura y te sientas más activa, después del post parto. Toma nota.

Para muchas mujeres, el ejercicio es lo último en lo que quieren pensar en el primer mes del posparto. En realidad, muchos obstetras y parteras sugieren esperar de cuatro a seis semanas después del nacimiento del bebé, antes de comenzar a hacer ejercicio. Quizá necesitarías aún más tiempo de recuperación si tuviste una cesárea.

El Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos, sin embargo, opina que está bien comenzar a hacer ejercicio antes si te sientes bien para hacerlo. Aunque estés algo impaciente por volver al estado físico que tenías antes del embarazo, recuerda que es esencial tomarte los ejercicios con calma al principio. Para evitar complicaciones, habla con tu doctor antes de que empieces cualquier actividad física después del parto.

Fortalecimiento del suelo pélvico (ejercicios de Kegel)

Si tuviste una episiotomía o si notas el perineo (donde te hicieron los puntos) amoratado o inflamado, hacer ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos del suelo pélvico mejora la circulación hacia el área, y ayuda a prevenir problemas como la incontinencia urinaria.

Dichos músculos se pueden cansar con facilidad, por eso es mejor hacer los ejercicios de Kegel varias veces al día, en lugar de hacerlo todo en una sola sesión. Aquí te decimos paso a paso cómo hacer estos ejercicios:

  • Recuéstate de espaldas con las rodillas levantadas y los pies apoyados en el suelo
  • Contrae los músculos de tu vagina como si intentaras interrumpir el flujo de orina cuando vas al baño
  • Sostén hasta la cuenta de diez, luego relájate. Repítelo diez veces. Trata de hacer hasta tres o cuatro series aproximadamente tres veces por día
  • No contraigas los músculos de tus piernas ni de tu abdomen

Flexiones de brazos

Las flexiones de brazos son una buena manera de fortalecer los músculos de la parte superior del cuerpo que necesitas para cargar a tu nuevo bebé. Si tienes tiempo para hacer solo algunos ejercicios, asegúrate de incluir este.

  • Comienza poniéndote a cuatro patas con las rodillas directamente debajo de la cadera, y las manos separadas apenas un poco más que el ancho de los hombros
  • Manteniendo la espalda derecha y el estómago contraído, flexiona suavemente los codos y luego estíralos nuevamente. Respira de forma normal, y no pongas los codos tensos y tiesos al estirarlos. Mantén los músculos abdominales trabajando. (No es necesario que bajes hasta el suelo para que el ejercicio sea eficaz)
  • Repítelo de diez a 12 veces. Haz hasta tres series

Levantar la cabeza y los hombros

Este ejercicio ayuda a tonificar los músculos abdominales, pero no te desalientes si no sientes que los músculos están trabajando. Pueden pasar semanas para que recuperes tu fuerza, y el progreso depende del estado físico que tenías antes de quedar embarazada.

  • Recuéstate de espaldas con las rodillas flexionadas y las manos detrás de la cabeza
  • Respira y, a medida que exhalas, contrae los músculos abdominales, apoya la parte baja de la espalda sobre el suelo, y levanta la cabeza y los hombros separándolos del suelo. Mantén la zona muscular central (torso) contraída
  • Baja suavemente y repite toda la secuencia de ocho a diez veces

Inclinar la pelvis

Este es otro buen ejercicio para fortalecer tus músculos abdominales.

  • Recuéstate de espaldas con las rodillas flexionadas y los pies apoyados en el suelo
  • Inhala y expande tu abdomen
  • Exhala y levanta la rabadilla (coxis) hacia el ombligo, dejando la cadera apoyada en el suelo
  • En la posición más alta, contrae los glúteos, luego relájate. Repite de ocho a diez veces

Planear tu rutina de ejercicio

Además de estos ejercicios, es posible que también desees hacer algún tipo de trabajo cardiovascular como las caminatas a paso rápido (que además puedes hacer mientras paseas a tu bebé). Comienza con cinco minutos, dos o tres días a la semana, y aumenta hasta 20 minutos o más.

A medida que te sientas más fuerte y duermas un poco más (por lo general, alrededor de cuatro a seis semanas después del parto) podrás agregar series, y hacer más repeticiones para aumentar el nivel de dificultad. También es posible que ya puedas hacer ejercicios más avanzados.

 


8 Maneras de relajarte en 5 minutos cuando eres Mamá

Lograrás relajarte al máximo después de un día agotador pero lleno de alegría con tu pequeñín. Anota los siguientes consejos y ponlos en práctica.

Cuando eres madre tienes una disposición increíble para ser paciente. Es más, puedes despertarte con toda la paciencia del mundo, dispuesta a manejar cualquier berrinche o complicación del día, pero dependiendo en nuestro estado de ánimo, nuestra capacidad para manejar las emociones, y de qué tanto nos estrese alguna situación con los niños, la perdemos toda en cuestión de minutos u horas.

Lo más desafortunado es que a veces es difícil separar algo de tiempo para volver a respirar tranquila y permitir que tu cuerpo, mente y corazón armonicen de nuevo, dejando a un lado el malestar emocional de cualquier situación. Pero bueno, la maternidad está llena de improvisaciones constantes. En esos momentos que necesites paz inmediata y un electroshock de alegría, acude a varias cosas que puedes hacer mientras estas con tus hijos.

1.- Date un facial

Tu rutina matutina es indispensable. Basta con lavarte la cara para sentirte energizada y relajada de inmediato. Puedes usar la miel que es un excelente exfoliante natural. ¡A deshacerse de esas células muertas por la mañana! Empieza tu día sintiéndote radiante y cumplirás la misión del día de hacer algo que sea solamente para ti.

2.- Prepárate una taza de tu café o té favorito

El solo hecho de saber que estás haciendo algo que tanto te gusta es genial. Cuando ya tengas esa tacita en mano ya puedes regresar a ver a los peques jugar o discutir. Pero tú, con tu taza en manos, sentirás que no hay cosa en el mundo que elimine la sensación y el sabor de ese pedacito de calma que te ofrece tu bebida.

3.- Pon la música que más te gusta

Para esto ni siquiera tienes que estar sola en tu habitación y tirada en la cama. A tus pequeños les sirve como una introducción a diferente música, seguramente se pondrán a bailar; o puedes pedirles que mientras la escuchan colorean o hagan alguna actividad silenciosa. Con tu bebito en brazos puedes bailar o cantarle esas canciones que tanto te agradan. La música de nuestro agrado inmediatamente sirve como distracción de los pensamientos negativos y las energías alteradas.

4.- Medita cinco minutos

Cierra tus ojos, siéntate en un lugar cómodo y concéntrate en tu respiración. La ciencia ha comprobado que bastan cinco minutos para notar los efectos positivos de la meditación. Simplemente inhala paz, exhala tensión. Di estas dos palabras mientras respiras. En resumen, eso es un ejemplo de meditación, estar presente, enfocada en lo que hay en tu entorno, y naturalmente despejar tu mente de las causas de alteración. Lo mejor de todo es que los peques pueden participar, porque seguramente también necesitan tranquilizarse después de alguna conmoción, y si tienes un bebito que no deja de llorar, sostenlo en tus brazos y mediten juntos. Para que se calme, necesitas estar calmada tu primero para que puedes enfocarte mejor en sus necesidades.

5.- Come chocolate mientras lees un libro

Es delicioso, protege tu salud, y te hace sentir bien porque con el chocolate vienen los beneficios de producir endorfinas y serotonina, las hormonas anti estrés.

6.- Abraza a tus hijos

Aunque sientas que ellos fueron el motivo de la discordia, nada mejor que un abrazo familiar para lograr un buen uso de nuestras hormonas. Abraza a tu bebito, a tu marido, a tus hijos. La liberación de endorfinas al abrazarse ayuda a que baje tu presión (quizá ya alterada por alguna situación), disminuye el cortisol (hormona del estrés), estimula la dopamina que nos regala una sensación de bienestar, libera serotonina y endorfinas que causan placer y oxitocina que nos ayuda a que fluya el amor y elimine las sensaciones de malestar, dolor o tristeza. Tener cerquita a tu bebido, olerle, jugar con tus chiquitos, correr y disfrutar tiene un efecto similar en tu mente ya que desencadenan las mismas hormonas.

7.- Lava los platos

Científicamente el agua nos ofrece un efecto calmante, ya sea beberla, escucharla o sentirla. Estar en contacto con el agua es súper eficaz porque si te concentras, y lo ves como algo para ti, sentirás el efecto tranquilizante que tiene en tus manos, y su ruido en tu mente. Si tienes mejor suerte, ¡date un baño o por lo menos moja tu cara con agua!

8.- Inhala un olor agradable

Sin duda alguna, esta es la técnica más rápida de todas. Nuestro sentido del olfato es una herramienta poderosa. Cuando los receptores olfativos recogen las sustancias de un olor, las envían a nuestro cerebro, por lo que los efectos son casi inmediatos. Los aceites esenciales ideales para encontrar tranquilidad y reducir el estrés incluyen la lavanda, manzanilla, bergamota, rosa, geranio y ylang ylang. Acércalo a tu nariz por alrededor de 30 segundos mientras inhalas y exhalas profundamente.