Beneficios de la lectura en los niños

Comparte

La lectura en los niños es la llave prodigiosa de la información, de la cultura, del mundo de la ficción, de la fantasía. La colaboración de los padres es necesaria para impulsar el proceso de aprendizaje, por ello aquí te presentamos una serie de beneficios que le brinda la lectura a tus pequeños.

1.- Enriquece la relación adulto-niño

En esta relación mágica, niño-adulto-libro, el padre, la madre son los encargados de maravillar a su hijo con el libro y de descubrirle el mundo sorprendente que guarda. Estos momentos de lectura son muy gratificantes, porque están, además, envueltos en afectividad.

2.- Familiariza al niño con los textos

  • Acostumbrándolo al objeto: al niño le gusta imitar a sus padres.
  • Mostrándole que los pequeños signos negros tienen un significado.
  • Haciéndole experimentar la permanencia de la palabra escrita. Cuando llegue al colegio, la lectura le parecerá una actividad necesaria e interesante.

3.- Amplia y organiza el universo del niño

Tanto las imágenes como los textos le ayudarán a: conocer el mundo, conocerse a sí mismo y dominar el entorno real. Los textos le adelantarán, además, futuras experiencias.

4.- Desarrolla las capacidades mentales del niño

  • Memoria: El niño podrá contar el cuento que le ha leído, siguiendo las imágenes.
  • Lenguaje: A través de la lectura oída, el pequeño ampliará su vocabulario y aprenderá frases cada vez más complicadas.
  • Capacidad de abstracción: El niño establece la relación entre los objetos que ha visto en la realidad y la representación de los mismos en las ilustraciones. Pasa, en consecuencia, a un nivel de abstracción.
  • Imaginación: A partir de la imagen y del texto, el niño comienza a construir su propia representación, a crear una realidad en su mente.

Ideas que ayudarán a motivar a tus niños a leer

  • Un niño de siete años no digiere cualquier libro. Si no comprende lo que lee, no desarrollará una auténtica actividad de lector.
  • El lector principiante necesita un texto a la medida de sus capacidades, adaptado a su sensibilidad, que tenga en cuenta su lenta progresión.
  • Hay que dejar al niño elegir las lecturas. Si no termina un cuento, tal vez no sea por pereza o inconstancia, sencillamente se ha equivocado en la elección. Tendrá muchas oportunidades en su vida escolar y familiar para encontrar temas interesantes.
  • Para acompañar a tu niño, es preciso conocer sus gustos. Animales, brujas, la prehistoria. La propuesta debe ser amplia y variada. Si un niño está fascinado por un tema, decidirá voluntariamente detenerse en comprender el texto, ayudado por las imágenes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *