8 Maneras de relajarte en 5 minutos cuando eres Mamá

Comparte
  • 325
    Shares

Lograrás relajarte al máximo después de un día agotador pero lleno de alegría con tu pequeñín. Anota los siguientes consejos y ponlos en práctica.

Cuando eres madre tienes una disposición increíble para ser paciente. Es más, puedes despertarte con toda la paciencia del mundo, dispuesta a manejar cualquier berrinche o complicación del día, pero dependiendo en nuestro estado de ánimo, nuestra capacidad para manejar las emociones, y de qué tanto nos estrese alguna situación con los niños, la perdemos toda en cuestión de minutos u horas.

Lo más desafortunado es que a veces es difícil separar algo de tiempo para volver a respirar tranquila y permitir que tu cuerpo, mente y corazón armonicen de nuevo, dejando a un lado el malestar emocional de cualquier situación. Pero bueno, la maternidad está llena de improvisaciones constantes. En esos momentos que necesites paz inmediata y un electroshock de alegría, acude a varias cosas que puedes hacer mientras estas con tus hijos.

1.- Date un facial

Tu rutina matutina es indispensable. Basta con lavarte la cara para sentirte energizada y relajada de inmediato. Puedes usar la miel que es un excelente exfoliante natural. ¡A deshacerse de esas células muertas por la mañana! Empieza tu día sintiéndote radiante y cumplirás la misión del día de hacer algo que sea solamente para ti.

2.- Prepárate una taza de tu café o té favorito

El solo hecho de saber que estás haciendo algo que tanto te gusta es genial. Cuando ya tengas esa tacita en mano ya puedes regresar a ver a los peques jugar o discutir. Pero tú, con tu taza en manos, sentirás que no hay cosa en el mundo que elimine la sensación y el sabor de ese pedacito de calma que te ofrece tu bebida.

3.- Pon la música que más te gusta

Para esto ni siquiera tienes que estar sola en tu habitación y tirada en la cama. A tus pequeños les sirve como una introducción a diferente música, seguramente se pondrán a bailar; o puedes pedirles que mientras la escuchan colorean o hagan alguna actividad silenciosa. Con tu bebito en brazos puedes bailar o cantarle esas canciones que tanto te agradan. La música de nuestro agrado inmediatamente sirve como distracción de los pensamientos negativos y las energías alteradas.

4.- Medita cinco minutos

Cierra tus ojos, siéntate en un lugar cómodo y concéntrate en tu respiración. La ciencia ha comprobado que bastan cinco minutos para notar los efectos positivos de la meditación. Simplemente inhala paz, exhala tensión. Di estas dos palabras mientras respiras. En resumen, eso es un ejemplo de meditación, estar presente, enfocada en lo que hay en tu entorno, y naturalmente despejar tu mente de las causas de alteración. Lo mejor de todo es que los peques pueden participar, porque seguramente también necesitan tranquilizarse después de alguna conmoción, y si tienes un bebito que no deja de llorar, sostenlo en tus brazos y mediten juntos. Para que se calme, necesitas estar calmada tu primero para que puedes enfocarte mejor en sus necesidades.

5.- Come chocolate mientras lees un libro

Es delicioso, protege tu salud, y te hace sentir bien porque con el chocolate vienen los beneficios de producir endorfinas y serotonina, las hormonas anti estrés.

6.- Abraza a tus hijos

Aunque sientas que ellos fueron el motivo de la discordia, nada mejor que un abrazo familiar para lograr un buen uso de nuestras hormonas. Abraza a tu bebito, a tu marido, a tus hijos. La liberación de endorfinas al abrazarse ayuda a que baje tu presión (quizá ya alterada por alguna situación), disminuye el cortisol (hormona del estrés), estimula la dopamina que nos regala una sensación de bienestar, libera serotonina y endorfinas que causan placer y oxitocina que nos ayuda a que fluya el amor y elimine las sensaciones de malestar, dolor o tristeza. Tener cerquita a tu bebido, olerle, jugar con tus chiquitos, correr y disfrutar tiene un efecto similar en tu mente ya que desencadenan las mismas hormonas.

7.- Lava los platos

Científicamente el agua nos ofrece un efecto calmante, ya sea beberla, escucharla o sentirla. Estar en contacto con el agua es súper eficaz porque si te concentras, y lo ves como algo para ti, sentirás el efecto tranquilizante que tiene en tus manos, y su ruido en tu mente. Si tienes mejor suerte, ¡date un baño o por lo menos moja tu cara con agua!

8.- Inhala un olor agradable

Sin duda alguna, esta es la técnica más rápida de todas. Nuestro sentido del olfato es una herramienta poderosa. Cuando los receptores olfativos recogen las sustancias de un olor, las envían a nuestro cerebro, por lo que los efectos son casi inmediatos. Los aceites esenciales ideales para encontrar tranquilidad y reducir el estrés incluyen la lavanda, manzanilla, bergamota, rosa, geranio y ylang ylang. Acércalo a tu nariz por alrededor de 30 segundos mientras inhalas y exhalas profundamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *