6 juegos de relajación para tus pequeños

Comparte

Si queremos educar a niños felices, equilibrados emocionalmente y con una autoestima sana, es importante que les enseñemos juegos recreativos para que ellos gestionen sus sentimientos y practiquen el autocontrol emocional desde edades tempranas. Por ello, te presentamos seis juegos perfectos para que ellos se relajen y se diviertan a la vez.

1.- ¡Hacer burbujas!

Se trata de un juego muy sencillo y divertido, ideal para mejorar la capacidad pulmonar, estimular el control sobre la respiración y lograr que el niño se relaje. Además, solo necesitarás un recipiente y una varita para hacer pompas de jabón, así como la solución para hacer burbujas, que puedes encontrar en cualquier tienda de juguetes. Para jugar en casa basta que coloques un poco de la solución en el recipiente y le pidas a tu hijo que introduzca la varita, la empape y al sacarla, sople sobre ella para crear las burbujas. También puedes sumarte para hacer el juego más entretenido.

2.- El robot y el muñeco de trapo

¿A qué niño no le gustaría imitar a un robot? Con este juego podrá echar a volar su imaginación convirtiéndose primero en un pequeño robot y, más tarde, en un muñeco de trapo. El juego consiste en que tu hijo imite primero los movimientos rígidos de un robot, tensando los músculos y hablando de forma mecánica, y que luego relaje sus músculos al máximo para personificar a un muñeco de trapo. Se trata de un juego excelente para enseñarle a relajarse, a la vez que le ayuda a controlar mejor sus emociones.

3.- Soy un globo

Para ayudar a tu hijo a relajarse, ganar en autocontrol y aprender a regular sus emociones puedes animarle a que imagine que es un globo que se infla y desinfla lentamente. La clave radica en que el niño respire de forma suave y profunda para que vaya liberando la energía contenida mientras pone en práctica la técnica. Para que el juego sea más divertido, puedes sumarte y sugerirle que abra y levante los brazos con cada inspiración y que los baje cada vez que expire el aire.

4.- Imitar a la tortuga

El objetivo de este juego es enseñarle al niño a regular sus emociones, a la vez que estimula la concentración y relaja las tensiones. Se trata de que el pequeño imagine que es una tortuga y que se esconda dentro de su caparazón, quedándose muy tranquilo y observando desde dentro todo lo que sucede a su alrededor. Entonces, puedes pedirle que estando ahí dentro comience a respirar lentamente como hacen las tortugas, tomando aire por la nariz y luego, soltándolo suavemente por la boca. Es un juego estupendo que podrá utilizar en cualquier circunstancia cuando se sienta tenso, irritable o nervioso.

5.- El lobo de los tres cerditos

Se trata de una de las historias infantiles más populares, por lo que es probable que tu hijo esté encantado de dramatizar la escena en la que el lobo intenta derribar la casa de los tres cerditos. Para comenzar, puedes pedirle que sople sobre objetos pesados como puede ser un libro fino e ir reduciendo paulatinamente el peso, con un balón, un bolígrafo y por último, un objeto ligero como un folio de papel. Es un juego muy divertido que promueve un estado de relajación, a la vez que reduce la ansiedad en el pequeño a través de la respiración.

6.- La llegada de la primavera

Con este juego el niño no solo alcanzará un estado físico de relajación sino que también aprenderá a gestionar mejor sus estados afectivos. Para comenzar debes explicarle en qué consiste el juego, puedes decirle: “Estamos al final del invierno y te has convertido en un bloque de hielo, pero la primavera está a la vuelta de la esquina y poco a poco te irás derritiendo para convertirte en una preciosa planta”. De esta manera, el niño comenzará a actuar como si fuese un bloque de hielo, completamente rígido, y poco a poco irá relajando los músculos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *